Aprendiendo sobre fotografía gastronómica

23:55:00

Si hay algo que me encanta y que recomiendo a todo mundo es formarse en aquello que les apasiona o que crean que con el tiempo pueda llegar a ser una actividad, laboral o recreativa, que mejore su calidad de vida.



En mi caso particular, y sobre lo que les quiero contar, hace dos años realicé un curso de Cocina por un año para titularme como Chef de Cocina Internacional en Asochefs. Solo lo hice porque me pareció algo muy interesante y útil para aprender, no me inscribí pensando que luego de terminar el curso solicitaría empleo en un restaurante o algo parecido, (aunque estaría muy mal descartar esa posibilidad de ser necesario) fue una experiencia increíble.

En septiembre del año pasado, luego de varios intentos fallidos, pude inscribirme en el Taller de Formación de Fotografía en la Escuela de Artes Plásticas Armando Reverón de Barcelona, uno de los más demandados de ese recinto. Me hizo mucha ilusión poder aprender, de manos de un profesional, sobre ese arte que definitivamente es mi gran pasión.

Hace poco se presentó otra buena oportunidad de aprender pero esta vez con una característica particular, el taller unía mis dos grandes intereses: la fotografía y la cocina, de hecho, hasta un tercero porque al final se puede vincular con una parte esencial del Social Media Marketing: Taller de Fotografía Gastronómica, dictado por Javier Ferrero de  Imágenes Ferrero.

La fotografía gastronómica está elevando su popularidad y cada vez más vemos cómo las marcas optan por un profesional en este área para mejorar su imagen corporativa y enamorar a lo seguidores de la redes sociales con provocativas fotografías.




Era un mundo totalmente nuevo para mí. A pesar de que como todos obviamente estoy acostumbrada a ver fotografías de platos y productos bien elaboradas, jamás pensé que detrás de todo aquello hay mucho trabajo, sobre todo aspectos psicológicos.

La verdad es que fue un verdadero gusto aprender las nociones básicas de ese tipo de fotografía, que debo confesar además que me llamó gratamente la atención. Sobre todo porque como fotógrafa me gusta destacar siempre el detalle, y en la fotografía gastronómica es justo lo que se debe lograr, en especia con el tema de las texturas.


El Cuacho Rest.

Mientras escuchaba hablar a Javier no pude evitar pensar en todas esas cuentas de Instagram que sigo, aquellas que intentan hacerle honor al #FoodPorn y otras que mueren en el intento. Fue fácil detectar cuáles perfiles de restaurantes o emprendedores gastronómicos están desaprovechando los beneficios de contar con un buen trabajo fotográfico de sus productos.

Un mi ciudad, las empresas de comida rápida se han incrementado pero no todas han sabido sacarle el jugo a Instagram y diseñar una estrategia de marketing que pueda crear una verdadera comunidad de fanáticos entorno a las marcas.

Javier Ferrero de Imágenes Ferrero

Comida e Instagram es una dupla casi perfecta, pero no podemos pensar que una foto va a tener éxito (interacción) por el simple hecho de mostrar un plato que sí, seguramente es riquísimo pero, ¿cómo decirlo a los usuarios? Ese es el objetivo de la fotografía gastronómica y la respuesta está en el enfoque.

Parece un poco simple al decirlo y que podría yo estar muy equivocada pero de todo lo que pude aprender aquel día lo puedo resumir en Enfoque. No es lo único en lo que debemos concentrarnos a la hora de hacerle una foto a un emplatado pero sí es un elemento muy importante que pudiera o no darnos el resultado esperado. 

Chilli Cakes

Como mencioné arriba, resaltar el detalle es una característica obligatoria que debe estar incluida en las fotografías de las marcas de comida, en especial las que están destinadas a vayas publicitarias y redes sociales. Es la mejor manera de 'describir' sin palabras la experiencia que tendrá el comensal, seduciendo a través de los ojos a sus papilas gustativas y hacer que la boca se le humedezca. Eso no lo produce una foto hecha con un celular de baja resolución, ni pensarlo.

La iluminación, la posición de los alimentos y un montón de factores intervienen en un excelente resultado fotográfico. Yo particularmente recomendaría dejarlo solo en manos de expertos, personas que entiendan lo que es un bue plato y que tengan el suficiente sentido común para pensar como el consumidor objetivo. 



Finalmente entiendo la utilidad que le podría dar a mi olvidado título de chef si decidiera ampliar mis conocimientos en fotografía gastronómica y social media. 

Conoce el trabajo de Javier Ferrero y todo su equipo en @imagenesferrero.

Con tecnología de Blogger.