Proyecto: Redactando por un sueño

00:28:00

Si eres de esas personas que tienen una gran idea por desarrollar pero todavía no se atreven a hacerlo, este post fue creado justo para ti. A veces contar tu propia historia hace que otros tengan ese "empujoncito" que necesitan para continuar.

Drusmoya.com


Hace poco estuve hablando con una amiga que tiene un proyecto que combina el turismo, la fotografía y las redes sociales; fue algo que me motivó muchísimo. Hablar con ella me hizo confirmar que mis metas están bien encaminadas: tengo las ganas, tengo el conocimiento base, tengo salud, tengo ideas, muchas ideas; solo debo hacer lo necesario para dirigir todo lo anterior hacia el sitio correcto y es justo lo que empecé a hacer en febrero de este año.

Todo pasa por algo ¿Lo crees?

En 2012 empecé a administrar sitios sobre tecnología, cocina y otros temas pero nunca tuve el tiempo y las herramientas necesarias para ser consecuente. Fui autodidacta en el aprendizaje pero solo le dedicaba pocas horas a la semana, sin embargo, con uno de esos sitios me fue medianamente bien, obtuve ingresos que invertí en el mismo blog para conseguir más éxito pero una caída en las ganancias me hizo "perder el hilo" y la verdad es que los venezolanos lo tenemos un poco difícil para ser un bloggers y vivir de ello.

Pero "no hay mal que por bien no venga", toda esa experiencia me condujo a entender que esta sí es mi "zona de confort", solo debía determinar cuál de las tantas temáticas es la que se ajusta más a mis preferencias porque eso es lo único que nos garantiza tener el ánimo y la entereza para seguir adelante a pesar de las adversidades. 

Redactar, relatar, ayudar a otros en sus emprendimientos digitales fue el gran descubrimiento que hice sobre lo que verdaderamente me gusta. Me siento muy bien hablando de social media y blogging. Con esto no quiero aparentar ser una experta porque en definitiva ni me acerco a eso, solo me gusta decir que soy una usuaria exigente que sabe lo que quiere ver en las redes sociales y blogs, por eso tengo la facilidad de entender ambas partes, la del consumidor y la del creador de contenido. Después de tanto nace este blog, con un aire más personal y en el que intento "charlar" sobre temas que me encantan.

De manera que los sitios que terminaron en la papelera, que consumieron largas horas de mi tiempo, fueron en realidad un sacrificio para llevarme a lo que hoy hago: redactar contenido web para otras personas, entre otras cosas.

Un sueño

Uno de mis objetivos de vida es convertirme en fotógrafa profesional, por eso me formé en una escuela de arte durante ocho meses para conseguir el título de fotógrafa. También he realizado otros cursos como el de fotografía gastronómica y seguiré instruyendome en el área hasta que ya no pueda respirar. Mi gran inconveniente es que no tengo una cámara DSLR con la que pueda poner en práctica aquello que desde hace cinco años ha ocupado el primer lugar de mi lista de intereses.

En Venezuela, actualmente cualquier dispositivo electrónico y/o digital es costoso, tendría que juntar todo un año de salario mínimo para poder comprar una cámara profesional, de esas que están recomendadas para los novatos. Es por eso que me propuse trabajar por ella redactando artículos para la web.

¡Manos a la obra!

Como dije antes, en febrero empezó mi aventura. Hace años atrás, en 2012 cuando inició lo que ya les conté, realicé lo que considero un gran hallazgo, me topé con ForoBeta, un foro hecho para webmasters. Desde entonces me había mantenido más o menos activa en ese sitio pero fue a raíz de mis deseos por comprarme una cámara fotográfica que decidí trabajar de lleno en esa maravillosa plataforma.

Ya mucho tiempo antes tuve cierto "coqueteo" con la redacción tras ofertar unos artículos que un fin de semana de ocio me dispuse a crear. Los resultados llegaron tarde pero finalmente logré venderlos. 

El día 11 del segundo mes del año ofrecí mis servicios como redactora a un costo muy competitivo. Para mi sorpresa, los clientes no dejaban de llegar, fue así como empecé a comprometerme cada vez más con mi trabajo. Crear contenido web se ha convertido en otra de mis grandes pasiones.

Un tropiezo

Quizás sería poco realista de mi parte decirles que todo ha sido perfecto. Casi siempre se presentan problemas que nos hacen caer y desviarnos de la meta. Lidiar con el tiempo al tener dos empleos es solo uno de ellos pero no me refería precisamente a eso.

El redactar por un sueño y no por una necesidad básica como alimentación por ejemplo, me hizo plantearme otro reto, hacer a un lado mi objetivo inicial para poder cubrir otra situación personal; sentía que tenía la capacidad de empezar nuevamente desde cero y simplemente prolongar la meta. Así fue.

Lo que podía conseguir en menos de tres meses de arduo trabajo terminó postergandose por unos cuantos meses más, bajo un ritmo menos acelerado. Para motivarme aún más fijé la meta sobre los días previos a mi cumpleaños, septiembre 10.

"Team Nikon"

Nikon D3300
Foto: cnet.com.

La primera marca que tuve fue Canon con una Powershot que me hizo muy feliz pero ahora tengo planeado comprar una Nikon D3300 con su objetivo estándar de 18-35mm f/3.5, es una decisión tomada, es la que más se ajusta a mi presupuesto y necesidades pero con gusto leeré sus sugerencias. 

[ACTUALIZACIÓN]:

Finalmente, el lunes 14 de agosto conocí a mi primera réflex. Todavía no la he "sacado a pasear" pero desde ya les comparto algunas capturas en la intimidad de mi hogar.

Nikon D3300



Conclusión

No ocultes tus inquietudes, dale rienda suelta a tus talentos y por sobre todas las cosas ignora las críticas destructivas; nadie más que tú sabrá las capacidades y limitaciones con las que cuentas. Evita boicotear tus propios retos, para eso deberás tener la mente clara, con ideas ordenadas y bien justificadas.

En mi caso todo comenzó como un pasatiempo, se formalizó por un interés pero ahora se ha convertido en un lindo oficio que espero Dios me permita seguir practicando. Además, me ha inspirado a idear nuevos proyectos que con paciencia se desarrollarán.


Drus.
Con tecnología de Blogger.